Lovense Calor vs. Max 2: ¿Cuál es el mejor masturbador?

Como no hay dos personas que disfruten exactamente de los mismos libros, películas, comidas, música, etc., para los que tienen pene, nadie se autocomplace exactamente de la misma manera.

Un hecho con el que los fabricantes de tecnología sexual como Lovense están, afortunadamente, muy familiarizados, dándonos juguetes como su recientemente lanzado Calor, un “Masturbador Masculino de Calor Controlado en Profundidad”, y el Max 2, que describen muy acertadamente como “Revolucionando los Masturbadores Masculinos”.

Un par de sextoys de alta calidad e inteligentes, singularmente diferentes pero notablemente relacionados.

Así que para echar una mano, y tal vez otras partes del cuerpo cuando sea necesario, para ayudar a los equipados con pene -o a aquellos que buscan un regalo que siga llegando para un amigo o pareja con uno- examinemos qué tienen en común el Max 2 y el Calor, qué los diferencia y, al final, cuál de ellos debería coronarse como ganador de nuestro enfrentamiento de tecnología del placer.

Mirando el Calor del Lovense

calor toy para hombres

Totalmente nuevo, el Calor es sin duda un masturbador de manga. La razón por la que utilizo ese término para describirlo -especialmente porque otros juguetes como el Max 2 utilizan un interior texturizado para estimular a quien lo utiliza- se debe a la flexibilidad general del Calor.

Lo que permite exprimirlo tanto o tan poco como sea necesario. La ventaja de este método es que resulta mucho más natural y no tan artificial como otros masturbadores, que incorporan motores para producir el mismo tipo de contracciones.

Utilizar el propio agarre del usuario también significa un tiempo de respuesta “más rápido de lo que se puede decir Jack Robinson” en lugar de que los usuarios tengan que utilizar los controles integrados de un juguete o algo como la aplicación Lovense Remote para ajustar su ajuste.

No es que el Calor no sea motorizado o inteligente, sino que utiliza sus sesos y bragas de forma diferente. Para sus cerebros, es un partido en el cielo para la aplicación Lovense Remote, apoyando todas sus características impresionantes y tiene una serie de sensores interiores que se pueden configurar para medir la longitud y la velocidad de los golpes de un usuario y luego hacer que el Calor vibre más rápido o más lento.

Todo esto y, como ventaja adicional, cuando se conecta su cable de carga magnético y se pulsa su botón A, el Calor puede calentarse, así que con este juguete se acabó el meter la parte favorita del cuerpo en un tubo frío y sin vida.

 

Todo sobre el Max 2 de Lovense

juguete lovense max 2

No tengo ningún problema en calificar al Max 2 de legendario ya que, en lo que respecta a masturbadores repletos de funciones y finamente diseñados, pocos se acercan a lo que puede hacer, lo bien que lo hace y lo mucho que se puede disfrutar con él.

Empezando por el hecho de que Lovense no se limitó a pegar un vibrador en una funda, envolverlo todo en un tubo de plástico ABS y darlo por terminado.

No, aunque el Max 2 sí utiliza un vibrador, aunque ampliado para alcanzar una mayor parte del pene del usuario, ese mismo mecanismo también proporciona una gama de contracciones ajustables. Contracciones que pueden ajustarse aún más mediante un orificio de ventilación situado en su base.

Además, Lovense vende una funda separada, más parecida a una vagina, para que los usuarios puedan cambiarla por la suministrada cuando quieran darle un toque más picante al asunto.

Por último, pero no por ello menos importante, el Max 2 y la aplicación Lovense Remote están literalmente hechos el uno para el otro -y, sí, he utilizado “literalmente” correctamente-, razón por la cual se ha convertido en su mascota interactiva de entretenimiento para adultos, como en su nueva asociación con SexLifeReal, y cómo está respaldada por el proyecto en desarrollo Vida salvaje videojuego explícito, así como el propio Lovense La vida en el espejo uno.

 

Similitudes entre el Calor y el Max 2 del Lovense

Más que nada, el Calor y el Max 2 son masturbadores de manga diseñados para ser utilizados por personas con pene.

Ambos disponen de vibradores, tienen tres niveles de potencia preinstalados y cuatro patrones. Sin embargo, para un mayor control, interactividad con vídeos y juegos para adultos, vinculación inalámbrica con otros sextoys inteligentes Lovense y otros extras sextech opcionales, recomiendo encarecidamente que se utilicen con la app Lovense Remote.

El Max 2 y el Calor tienen fundas interiores de agradable textura y contracción, carcasas exteriores de plástico ABS y utilizan cables magnéticos para la carga.

Sobre el mismo tema, son notablemente similares en sus proporciones de carga y tiempo de juego: cada uno requiere dos horas para que uno y medio pueda disfrutar de ellos, más o menos dependiendo de cuántas de sus diversas funciones se utilicen.

lovense calor a distancia

En qué se diferencian el Calor y el Max 2

El punto obvio en el que difieren estos juguetes es la flexibilidad del Calor, la posibilidad de apretarlo para que quede más apretado, frente al diseño motorizado del Max 2.

Aunque no se anuncia como un juguete portátil, las nueve pulgadas y media de longitud y las casi tres pulgadas y cuarto de diámetro del Max 2 no lo hacen especialmente adecuado para viajar, mientras que las seis pulgadas y cuarto por dos y tres cuartos del Calor se pueden ocultar fácilmente en una maleta o bolsa de mano.

También está cómo, a pesar de sus características más numerosas, el Max 2 no es tan inteligente como el Calor, que tiene la opción de utilizar esos sensores que he mencionado para responder automáticamente. O no, según el caso.

La limpieza del Max 2 es muy diferente a la del Calor. Para los primeros, Lovense recomienda no utilizar nunca ningún tipo de jabón, incluidos los antibacterianos, tan comunes entre los juguetes sexuales. En su lugar, recomiendan retirar y enjuagar la manga con un pequeño chorro de agua antes de secarla bien.

Y para la carcasa de plástico ABS del Max 2, la misma pequeña cantidad de agua y secado antes de volver a montarlo y guardarlo.

Como su funda no se puede separar de su caparazón, el Calor, sin embargo, no tiene ningún problema con una pizca de jabón antibacteriano, agua tibia y terminando con un buen secado.

Ventajas de Calor frente a Max 2

lovense calor cómo funciona

El Calor es sin duda el favorito para los que tienen pene y buscan una experiencia masturbatoria más práctica. Con su carcasa flexible, se siente como una extensión de tu propia mano, y al usar su vibrador, con o sin su sistema de respuesta automática activado, nunca distrae de forma artificial.

Lo cual es otro punto a favor del Calor. Liberado de tener que utilizar sus controles integrados o la aplicación Lovense Remote -lo suficientemente desafiante sin las manos resbaladizas de lubricante-, puedes centrarte en pasártelo bien.

Y si quieres usarlo para interactuar en la misma habitación o en cualquier parte del mundo con otros juguetes Lovense, vibrar junto con vídeos o juegos para adultos, crear tus propios patrones personalizados o ver los que han creado otros usuarios, sincopar el Calor con tus melodías favoritas o ruidos cercanos, y un sinfín de otras delicias sextech que siempre puedes -y fácilmente-.

Ventajas de Max 2 frente a Calor

tecnología teledildónica max2

Por el contrario, si te gustan los juguetes que llevan el timón, no puedes equivocarte con el Max 2.

Incluso puedes utilizarlo para darte placer sin manos, ya que, a diferencia del Calor, no depende totalmente de tus músculos para producir sus excitantes sensaciones.

Sensaciones que pueden ser más intensas y con mayor variedad, como la posibilidad de seleccionar cualquiera de sus tres niveles de potencia o sus cuatro patrones, así como cuánto se contrae. Físicamente utilizando su salida de aire, los controles integrados o, para mayor delicadeza, con la aplicación Lovense Remote.

El Max 2 es también el juguete portavoz de la interactividad en el entretenimiento para adultos, así que si te gusta fantasear con el sexo teledildónico a distancia; sentir y ver la acción en tu película para adultos favorita; explorar el universo erótico de ficción especulativa de Vida salvajeo experimentando con lo que La vida en el espejo y todas esas posibilidades futuristas de la tecnología sexual, aquí tienes un juguete que hará todo eso y mucho más.

El veredicto

Así que la pregunta es, ¿cuál de estas técnicas de autocomplacencia te hace más ilusión: el Calor más manual o el Max 2, repleto de opciones y potencialmente manos libres?

Si aún no se ha decidido -y hablo exclusivamente desde mi propia experiencia con cada uno de estos excelentes juguetes fabricados por un fabricante igualmente sorprendente-, puede que le ayude oírme decir que tengo que conceder a regañadientes la medalla de oro al Calor.

En gran parte porque soy uno de esos poseedores de pene que encuentran los juguetes más abarcadores como el Max 2 un poco demasiado confinados. O, supongo que otra forma de decirlo sería que no me gusta cómo me hacen sentir aislado de mí mismo, y pido disculpas por esa imagen mental.

Una incomodidad que nunca aparecía cuando jugaba con el Calor, sino que era sustituida por una sensación de excitación liberada: sentir que el juguete y yo éramos compañeros felices trabajando en hermosa armonía para excitarme.

Brillante puede ser y decididamente placentero, mis experiencias con el Max 2 fueron buenas. Pero a menudo me encontraba deseando mi propia mano.

Pero estas son mis opiniones personales, así que tómalas o déjalas como mejor te parezca ya que, al fin y al cabo, lo único que de verdad importa es lo que te motiva.

Así que si te oyes a ti mismo acariciándote la barbilla o jadeando como una bestia voraz ante la idea de pasar tiempo de calidad con un Calor o un Max 2, entonces ese es el camino que debes seguir.

Y si te encuentras entre dos aguas, no dudes en plantearte el atrevimiento de hacerte con estas dos maravillas de la tecnología sexual para poder cambiar de una a otra siempre que quieras.

 

 

Written by M.Christian

M.Christian (they/them) is a passionate sex tech enthusiast, BDSM educator, kinky podcaster, and well-known erotica writer. Whether they’re reviewing smart vibrators or pondering the future of human sexuality, Chris tries to bring a smile--or an orgasm--to as many people as possible. Their fiction includes six novels,12 collections, 50+ short stories, and editing 25 anthologies. They’ve also written 700 articles, reviews, and essays on everything from BDSM tips and techniques to the best Lovense sextoy for rocking your world. Find more at http://www.mchristian.com or on Twitter at @mchristianzobop

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *